Entradas

Mostrando entradas de 2012

Marcela Muñoz Molina (Chile)

Imagen
La tierra también es redonda en Aarhus


“Cada ciudad tiene su torre, para empinarse y está sola”
Carmen Ábalos


Ninguna torre es más alta que el faro que guía a los barcos en Aarhus. Pintado de brillantes colores, es tan imponente que nadie lo ve. Ellos ven lo que está en la vitrina más próxima, en las pantallas de líquido neón,  pero nadie se arriesga a sentir el vértigo de subir la mirada. Quienes han tenido la suerte de tomar distancia, saben donde nace y muere la luz del faro de Aarhus. A doce mil quinientos  kilómetros de distancia es  fácil ubicarlo en el mapa. Los navegantes perdidos en el Cabo de Hornos saben, que cuando el viento ha enloquecido  los relojes,  deben mirar  hacia los cielos del norte buscar en la altura ese latido de luz naranja que gira sobre las nubes. Desde la curva sur del mundo, unas pupilas desconocidas cuelgan de esa llama que arde día y noche. El fuego obliga a los marineros a parchar las velas en medio de la tormenta y mantener las manos firmes en el timón. …

Pier Paolo Pasolini (Italia,1922)

Imagen
Al PRÍNCIPE

Si regresa el sol, si cae la tarde,
si la noche tiene un sabor de noches futuras,
si una siesta de lluvia parece regresar
de tiempos demasiado amados y jamás poseídos del todo,
ya no encuentro felicidad ni en gozar ni en sufrir por ello:
ya no siento delante de mí toda la vida...
Para ser poetas, hay que tener mucho tiempo:
horas y horas de soledad son el único modo
para que se forme algo, que es fuerza, abandono,
vicio, libertad, para dar estilo al caos.
Yo, ahora, tengo poco tiempo: por culpa de la muerte
que se viene encima, en el ocaso de la juventud.
Pero por culpa también de este nuestro mundo humano
que quita el pan a los pobres, y a los poetas la paz.

A ALGUNOS RADICALES
El espíritu, la dignidad mundana,
el arribismo inteligente, la elegancia,
el traje a la inglesa y el chiste francés,
el juicio tanto más duro cuanto más liberal,
la sustitución de la razón por la piedad,
la vida como apuesta para perder como señores,
os han impedido saber quiénes sois:
conciencias siervas de la no…

Marcela Muñoz Molina (Chile)

Imagen
LAS MARIONETAS HUMANAS

He comprado una sidra para celebrar. Toda la casa, el patio, la calle, el parque, mi ropa, mi cuerpo, mi pelo huele a humo. Las hojas que cayeron en otoño no fueron recogidas. Los fantasmas no recogen hojas, no limpian los patios, no descuelgan la ropa. Cayeron y allí quedaron. Se pudrieron con las lluvias del invierno, formaron una alfombra café habitadas por los grillos de septiembre. El estallido de la primavera trajo pastos y diminutas flores azules y amarillas. No tenían más de tres milímetros de diámetro. Pequeños puntos azules en medio del verde salvaje a escala. Cualquiera se hubiese dado cuenta que un ser humano no había pasado por allí. Un par de gatos sin hogar y una gata con dueño pero celosa de los territorios, solamente. Las primeras llamas del sol quemaron las hojas y las flores en menos de una semana. El verde se volvió un amarillo desteñido y quebradizo. Los fantasmas no limpian los patios, ni recogen las hojas, ni descuelgan la ropa. Pero las ma…

Genaro Sandoval (Chile, 1955)

Imagen
ANTICANCIÓN DEL LOBIZÓN

Las nubes estaban dispuestas
            en triángulo
cuando la luna las atravesó.
            En un minuto,
las sucesiones del cosmos
encontraron una forma
            -una señal-
era mi noche
y todo iba a ser extraordinario.
             La pobre bestia
y el encanto de un astro dorado
que no era el sol.
(Lo supe por tus ojos de noche)
todo en ella era silencio.


FRAGMENTOS

*
Si no tuviera esta llave
que me permite abrir una puerta,
y tras ella
desparramar mis zapatillas,
mi cansancio,
les aseguro que tendría un banco de plaza,
un árbol y la luna encima de mis huesos.
Si no existiera esta puerta
cuya cerradura tiene la combinación precisa;
esta llave
les aseguro, no serviría de nada.

*
De otros sueños que acrecienten mis posesiones
mientras dices – bebamos juntos viejo amigo -
que los amores que se lleva el viento
los trae la lluvia.
Y no llores.
¿Por qué habrías de hacerlo?





Niall Binns (Inglaterra,1965)

Imagen
6.Esta mujer que duerme, aparentemente en paz      -como si fuera un lecho de rosas esta cama-      Es la cáscara de una fruta amarga      Que he comido a medias: sin ganas, y casi  con asco      Esta mujer que duerme aparentemente en paz      Es un desecho arrojado por la tempestad      a  las playas de un mar contaminado.
     Esta mujer no tiene voz ni nombre ni cuerpo      Sus ojos son la distorsión atroz      de tus ojos. Y sus anchas caderas      una burla a tu esbeltez. A ella      la he palpado  y exprimido como un náufrago      para conjurarte. Pero tú no te me apareces      Esta mujer que duerme aparentemente en paz      es la forma monstruosa que tú adoptas      en el más despiadado de los sueños
     Esta mujer que duerme no me sirve.


La obra maestra

Eran tiempos difíciles, tiempos de crisis la caída en el pozo de las lecturas áridas y una escritura plana, exenta de lucidez
Me desgranaba progresivamente en una inspección                 agobiante Que no ofrecía, al parecer, ninguna salida Compon…

Hugo Vera Miranda (Chile)

Imagen
Este poema es para ti

Sentada frente al mar/todo transcurre en blanco y negro/pasan bandadas de gaviotas/bandadas de gaviotas pasan sobre el cielo de la playa/frente al mar/bandadas de gaviotas/se escucha el rugido del mar/sobre la playa el viento quebrando ramas/el rugido del mar/se mece los cabellos/las gaviotas vuelven a pasar/llora presintiendo lo inevitable/pasa una barca incendiada de hombres oscuros sin rostro/una barca incendiada que marcha a la deriva/en la costa un regimiento que asume su derrota/una enfermera llamando al silencio/un cura borracho reparte bendiciones para nadie/en lo alto de una palmera un payaso haciendo equilibrios/se escucha el redoblar de tambores de calanda/desde el fondo del mar emerge el rostro del ser amado muerto/sobre la playa/el rugido del mar/el rugido del mar/el rugido del mar/¡oh dios!/el rugido del mar.
http://youtu.be/sW65oduoe-U



Ernesto Cardenal (Nicaragua,1925)

Imagen
 Salmo 5
Escucha mis palabrasoh Señor
                                                      Oye mis gemidos
Escucha mi protesta
Porque no eres tú un Dios amigo de los dictadores
ni partidario de su política
ni te influencia la propaganda
ni estás en sociedad con el gángster.


No existe sinceridad en sus discursos
ni en sus declaraciones de prensa
Hablan de paz en sus discursos mientras aumentan su producción de guerra
Hablan de paz en las Conferencias de Paz y en secreto se preparan para la guerra
                                        Sus radios mentirosos rugen toda la noche
Sus escritorios están llenos de planes criminales                                                       y expedientes siniestros Pero tú me salvarás de sus planes
Hablan con la boca de las ametralladoras sus lenguas relucientes                                          son las bayonetas... Castígalos oh Dios                                malogra su política confunde sus memorándums                                                  impid…

Marcela Muñoz Molina (Chile)

Imagen
CANCIÓN DE CUNA PARA JACO


Por la calle 54 de Nueva York
navegaba tu barquito
con su vela gastada,
quemada por el fuego del desamparo
-a donde el sol me llevará hoy día
a donde el frío de la noche-.

Por la calle 54 de Nueva York 
Jugabas con niños
que confundían la realidad de tu sueño.
Por ahí no más
dejabas el alma,
afirmada sin amarras
en el banco donde todos se sientan.

Por Tokio corrías desnudo
frente al asombro
de quienes no pueden detener al viento.
Setenta veces cruzaba la luz por tu cabeza
setenta la oscuridad.
-a donde me llevará el amor esta noche
a donde el miedo-

Por nueva York y siempre al borde.
Los días fueron hechos
para exhibir el corazón.
Nadie a la vuelta de la esquina
para un abrazo
Nadie y un gran silencio
que pueda llamar al animal herido.

No fue buena idea tocar la puerta
del Midnight Bottle Club.
Debes destruir lo que amas antes del abandono.
Tu barco sólo sabe
ir del miedo al amor.
Caído en la calle por donde todos pasan
sólo eres otro niño dormido.
-a donde me lle…

Wislawa Szymborska (Polonia,1923)

Imagen
BUSCO LA PALABRA

Quiero definirlos en una sola palabra:
¿Cómo son?
Tomo las palabras corrientes, robo de
los diccionarios,
mido, peso e investigo.
Ninguna
responde
La más valiente – cobarde,
La más desdeñosa – aún santa
La más cruel – demasiado
misericordiosa,
La más odiosa - poco porfiada.
Esta palabra debe ser como un volcán,
que pegue, arrastre y derribe,
como la temerosa ira de Dios,
como el hervor del odio.
Quiero que ésta una sola palabra
esté impregnada de sangre,
que como los muros del calabozo
encierre en sí cada tumba colectiva.
Que describa precisa y claramente
quienes eran - todo lo que pasó.
Porque lo que oigo,
lo que se escribe,
resulta poco,
siempre poco.
Nuestra habla es endeble,
sus sonidos de pronto - pobres.
Con empeño busco ideas,
busco esta palabra -
y no la encuentro.
No la encuentro.


DEL MONTÓN

Soy la que soy,
casualidad inconcebible
como todas las casualidades.
Otros antepasados
podrían haber sido los míos
y yo habría abandonado
otro nido,
o me habría arrastrado cubierta de escamas
de debajo de algún á…

Pablo de Rokha (Chile,1894)

Imagen
CANTO DEL MACHO ANCIANO    (fragmento)

Viviendo del recuerdo, amamantándome del recuerdo, el recuerdo me envuelve y al retornar
a la gran soledad de la adolescencia,
padre y abuelo, padre de innumerables familias,
rasguño los rescoldos, y la ceniza helada agranda
la desesperación
en la que todos están muertos entre muertos,
y la más amada de las mujeres, retumba en
la tumba de truenos y héroes
labrada con palancas universales o como bramando.

¿En qué bosques de fusiles nos esconderemos
de aquestos pellejos ardiendo?
porque es terrible el seguirse a sí mismo cuando
lo hicimos todo, lo quisimos todo,
lo pudimos todo y se nos quebraron
las manos,
las manos y los dientes mordiendo hierro con
fuego;
y ahora como se desciende terriblemente de
lo cotidiano a lo infinito, ataúd por ataúd,
desbarrancándonos como peñascos o como caballos
mundo abajo,
vamos con extraños, paso a paso y tranco a tranco
midiendo el derrumbamiento general,
calculándolo, a la sordina,
y de ahí entonces la prudencia que es la derrota
de la anci…

Gioconda Belli (Nicaragua, 1948)

Imagen
NO ME ARREPIENTO DE NADA      
Desde la mujer que soy, a veces me da por contemplar aquellas que pude haber sido; las mujeres primorosas, hacendosas, buenas esposas, dechado de virtudes, que deseara mi madre. No sé por qué la vida entera he pasado rebelándome contra ellas. Odio sus amenazas en mi cuerpo. La culpa que sus vidas impecables, por extraño maleficio, me inspiran. Reniego de sus buenos oficios; de los llantos a escondidas del esposo, del pudor de su desnudez bajo la planchada y almidonada ropa interior. Estas mujeres, sin embargo, me miran desde el interior de los espejos, levantan su dedo acusador y, a veces, cedo a sus miradas de reproche y quiero ganarme la aceptación universal, ser la "niña buena", la "mujer decente" la Gioconda irreprochable. Sacarme diez en conducta con el partido, el estado, las amistades, mi familia, mis hijos y todos los demás seres que abundantes pueblan este mundo nuestro. En esta contradicción inevitable entre lo que debió habe…

Marcela Muñoz Molina (Chile)

Imagen
WEATHER  REPORT

El telescopio las enfoca de tal manera que pareciera que están colisionando, pero es sólo un efecto. Están separadas por millones de años luz. No se rozan siquiera. Mientras ellas navegan a una velocidad desconocida, The Beatles cantan Real love. Danzan en el camino que lleva al infinito. En el norte, la primavera estalla contra el verano. Y Llueve sobre Santiago. En los últimos días las gotas de lluvia se han vuelto de colores.  En las noches, además son de neón. La gente intenta rescatarlas del pavimento y guardarlas en sus bolsillos, pero es imposible. Se deshacen a centímetros del suelo.  Han provocando ríos tornasolados, incontenibles. Las ropas tendidas, se han teñido y  los patios son un lugar de fiesta. Todos se acuestan tarde, no quieren perderse la visión de la lluvia luminosa. Llegan atrasados a sus trabajos, los niños no asisten a la escuela. Las calles se han vuelto murales horizontales que nadie quiere pisar. Los árboles cargan frutos que duran  un par de …